SIRENO

Premio al Talento Mayor

Se inscribió como voluntario para un estudio bromatológico de la Facultad de Medicina de la UFRO, con una dieta por treinta días a base de pescado. A la semana, sufrió irritación dérmica generalizada, mejorando al aparecer escamas. Superó mareos y ahogos, sumergiendo la cabeza en agua el mayor tiempo posible. Se sintió acosado por los gatos del vecindario. Ya con decidida identidad pisciforme se lanzó al Cautín: «Voy al encuentro de mi náyade», gritó. Le han visto retozar con su ninfa en bancos de arena. Como miembro de una iglesia cristiana, su lápida la encabeza el primitivo símbolo del pez.

Carlos Grandón Castro, 72 años
Victoria.

Ilustración: @nina_pudu.